Mi error favorito

Todos tenemos un error favorito. Ese que no podemos dejar de cometer una y otra vez. Nos persigue como si de alguna forma pudiéramos evitarlo. Siempre está ahí, esperando…

Errores, hay aprender de ellos. Tropezamos, caemos y sentimos el golpe cuando chocamos contra el suelo, entonces, a partir de ese momento hacemos lo que sea para evitar que eso pase de nuevo. Aprendemos.

Sí.

Pero qué pasa con los errores que seguimos cometiendo, esos vacíos que seguimos ignorando. Se supone que hay que recordar el dolor, el sufrimiento, ese orgulloso sentimiento que nace del estar equivocado, eso que nos hace querer superar los obstáculos. Se supone que tenemos que mejorar. Se supone que hay que sobrevivir.

Sí.

Hay un solo error que sigo cometiendo. Se siente como todo se desmorona cada vez que pasa. Es como ir a ver fuegos artificiales cuando en realidad confundiste las explosiones con el sonido de bombas. De repente todo lo que hay debajo de tus pies es un campo minado del que no hay forma de escapar.En el momento todo signo de arrepentimiento es normal, pero cuando el peligro desaparece… Todo se estabiliza y al recordar la felicidad, la sorpresa del simple hecho de saber que ibas a ver esos fuegos artificiales, sin importar las consecuencias, era suficiente.

¿Por qué no buscar los verdaderos fuegos artificiales? ¿Por qué no seguir adelante y abandonar el error?

Muchos lo hacen, siguen. Me gustaría decir que soy uno de ellos. Quién mejor para impulsar  a una nueva búsqueda de sentimientos y sensaciones que podrían convertir esa ilusión, que no llega a ser un atisbo de felicidad, en algo real.

Sí… Pero no.

Pasé tanto tiempo creyendo en esos fuegos artificiales que me empezó a gustar el sonido de las bombas. Disfruté tanto con la caída, que no me preocupó cuando golpeaba contra el suelo. Y cuando llegó el momento de elegir de nuevo, ahí estaba en el mismo lugar, esperando tropezar una y otra vez, para escuchar esas explosiones, para sentir esa esperanza, otro día más.

Sí.

Conozco todas las soluciones hasta el último detalle. Como seguir adelante. Como escapar a la mínima señal de peligro. Se exactamente lo que hace falta para mejorar, para sobrevivir.

La realidad es que puedo escapar de ese error. La cuestión es que no quiero hacerlo.

No. Es mi error.

Sí. Caemos porque nada más importa.

Todos saben cual es mi error favorito.

¿ Y el tuyo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s